El Cafecito de hoy

 “Mi Pequeño Ratón”

Para que tengas una idea, salgo de casa a las 8:00 am y en la mayoría de los casos regreso ya a dormir, ósea, casi nunca estoy en casa. Pero justamente hace unos meses vi por la puerta del patio entrar a un pequeño ratoncito y se me perdió entre los muebles de la casa. Trate de todas maneras de atraparlo pero fue en vano.

Así que como salgo temprano y llego tarde siempre me acordaba al llegar a casa de comprar la trampa, pero a esa hora ya todo estaba cerrado. Luego de un par de meses alcance a ver al pequeño ratón, que ya estaba más grandecito y dije… tengo que comprar esa trampa hoy sábado que estoy libre, pero como tenía mucho trabajo en casa dije; la comprare mañana. Preferí pasar una noche más con mi pequeño ratón.

Cuantas veces nos pasa esto a diario, dejamos que situaciones pequeñas entren a nuestra vida y van creciendo con el tiempo y decimos; necesito cambiar, pero hoy no, mañana. Y preferimos tener una noche más con nuestro pequeño ratón.

Es tiempo de sacar de nuestra vida esas pequeñas cosas que nos hacen daño antes de que crezcan y necesitemos más que una pequeña trampa para liberarnos. Así como los pequeños ratones van comiendo de a poco cosas en tu casa, así hay sentimientos que te van comiendo el corazón sin darte cuenta.

Nosotros somos responsables del fruto de nuestras acciones y de lidiar con sus consecuencias. Se libre hoy… “El alma del perezoso desea, pero no alcanza’; Mas el alma de los diligentes será prosperada”. (Proverbios 13:4).

No dejes para mañana lo que Dios quiere hacer hoy.

Que tengas un día bendecido

This entry was posted in Reflexiones and tagged . Bookmark the permalink.